Excelencia de las Letras Dominicanas

Al Escritor Bruno Rosario Candelier, BRC. Un apóstol de la palabra escrita que desentraña y descifra con sentido profundo los vericuetos de lo que el autor o poeta ha querido expresar en sus versos.

Al hacer este escrito queriendo hablar sobre la trayectoria, su valiosa obra, su notoria labor y aportes a la letra dominicana, no niego que lo hago preocupa por los errores de expresión y ortografía que en este texto pueden aparecer, más el aprecio y agradecimiento que le tengo al querido maestro BRC se sobrepone a cualquier falta de sentido al expresarme y a tantas otras faltas que reconozco tengo al escribir.

El Doctor Bruno tiene un don sin igual, nació para escribir y enseñar a escribir y a llamar las cosas por su nombre, así lo demuestra en cada tertulia o encuentro Literario que realiza en los diferentes puntos de la República Dominicana a donde se traslada desde su natal Moca.

Cada encuentro literario con el destacado director de la Academia de la Lengua Dominicana tiene un valor didáctico, educativo, formatiivo y demás aspectos primordiales para todo escritor no importa el tipo de arte literaria que realice, aquello es casi indescriptible, hay que asistir para percibir todo el caudal de conocimientos que se logra allí para definir lo que es un escritor, o un creador de alguna obra de cualquier índole.

Nos invita a ser creadores con originalidad, a no ser plagiadores, a ser reflexivos, observar y cumplir con la estética interiorista, introducirnos en la misma entraña de la cosa y desde allí que fluya el sentir que percibimos donde muchas veces nuestra alma se confunde con el alma de nuestro sujeto u objeto inspirante.

Nos inspira a no ser alguien más del montón, a enforcarnos en la profundidad de los fenómenos del cosmos, a percibir los efluvios del ser y la vida.

Nos ha enseñado que las criticas siempre son positivas, que hay que corregirse a cada paso, y no molestarse con las correcciones que los más expertos hacen sobre nuestras creaciones.

Con Don Bruno sabemos que:

…Para tener mejores creaciones hay que disciplinarse, crearse un horario, escribir a diario. Y por sus enseñanzas me he dado cuenta de que salir del bullicio y la rutina al momento de escribir es favorable para que nuestros sentidos conecten con el alma de las cosas.

Su rectitud y sinceridad al corregir los escritos de los autores es de mucho admirar, busca siempre resultado optimo y original. Con él comprendemos que una línea antes de salir a luz debe pulirse una y otra vez, que se debe buscar siempre la calidad y el sentido profundo de lo que se realice.

Son escasos los dominicanos o personas del mundo literario con similar dedicación y entrega a su labor como lo hace este destacado hombre de las letras. El inventario de sus obras y ensayos sobrepasa los cientos de volúmenes, sumando que cada mes produce un boletín de cada encuentro con los autores allí analizados y estudiados, estos boletines son un deleite para quienes tenemos la oportunidad de recibirlos y leerlos, cada uno esta lleno de las expresiones y valiosas valoraciones que realiza este destacado artista, poeta, letrado y sacerdote de las letras del mundo y de la vida…

Es un mocano valioso el Doctor Bruno Rosario,
Que comparo con los dioses más notable del Olympus
Un filólogo entrañable de la vida presocrática,
Fundador del movimiento que ilustra a sus letrados
Que los forma, los orienta, los motiva, los conduce,
entrega toda su vida sin cansancio, sin tregua,
interiorista dotado de la gran llama sagrada.
Se conecta en cada obra con sabiduría divina,
Analiza con pasión desde el hondón de su alma
cada obra preparada por sus discípulos amados
La estética es su norma de las manos de la lirica
a todos lleva su crítica para elevar lo creado,
puede ser llamado hado de la palabra y del verso
viva y brille el universo por parir seres así, que piensa en
el bien común de las letras y del hablante.

Por
Emenegilda Encarnación Mora


Deja un comentario